Liberación de emociones atrapadas

Razones para proceder con la liberación de emociones atrapadas

Las emociones son energía en movimiento (e-motion).

Todos estamos sometidos a emociones y en ocasiones no sabemos como manejarnos cuando nos invaden o dominan.

Los animales siguen su instinto y mediante sonidos, estiramientos, ejercicio, todo ello innato “saben” liberar.

Nosotros los humanos, estamos más desconectados que los animales y en nuestro sistema educativo, no nos enseñan “NADA” a éste respecto y por tanto en muchas ocasiones no sabemos como deshacernos o liberar toda esa cantidad de energía en movimiento, y entonces la retenemos, la guardamos.

Y si la retenemocorazon cosidos ……..la consecuencia es que damos origen a un “bloqueo energético” que va a impedir el libre flujo de la energía por nuestro cuerpo.

¿Y cuales son las consecuencias?

Si hay una obstrucción en nuestros canales energéticos, el caudal energético no será el óptimo para circular y células de determinados órganos, sistemas no serán bañados correctamente y entonces tendremos:

  • desórdenes físicos
  • desórdenes emocionales
  • desarmonías a nivel mental

Hasta aquí hemos hablado de emociones atrapadas “adquiridas” a lo largo de la vida.

También nacemos con emociones atrapadas de nuestros antepasados, se trata de la información genética con la que “cargamos”. Hay familias enteras que cargan desde bebés con la misma emoción atrapada, y así se constata en terapia.

mariposa emociones

En terapia, lo primero que se realiza es averiguar si el paciente tiene emociones atrapadas y de que tipo. Es irrelevante si son adquiridas o heredadas a la hora de liberarlas, aunque si nos gusta saber de donde proceden.

Mediante un test muscular se averiguará el tipo de emoción que posteriormente y mediante imanes se procederá a su liberación.

Por todo ello, es muy recomendable proceder con la liberación de emociones atrapadas y te sorprenderás con los resultados.

Terapia  rápida y sencilla para poder experimentar cambios inmediatos, según la técnica del Dr. Bradley Nelson.