Detoxificar el organismo

Detoxificar el organismo se ha convertido en un acto indispensable para el mantenimiento o mejora de la salud.

En el organismo se van acumulando sustancias nocivas denominadas «toxinas».

Dos importantes grupos de toxinas son:

**exógenas: pueden provenir de la alimentación con conservantes, pesticidas, colorantes artificiales y de medicamentos, polución, metales, cosméticos….

**endógenas, como residuos del metabolismo celular, aminas diversas, ácido úrico,…. y nuestras queridas emociones que pueden perturbar nuestros órganos de eliminación.

En todos los casos las toxinas han de ser eliminadas y para ello el organismo tiene la información de como llevarlo a cabo.

Las sobrecargas de toxinas debilitan el terreno y favorecen un mal funcionamiento biológico.

limpieza organismoActualmente la mayoría de nosotros nos vemos desbordados por la gran cantidad de deshechos que hay que eliminar. Nuestros órganos emuntorios encargados de la eliminación se ven congestionados y dejan de funcionar a pleno rendimiento.

La consecuencia inmediata es la acumulación de toxinas en hígado, riñón, intestinos, pulmón (algunos ácidos), piel y sistema linfático. La sangre y la linfa se ensucian, comienzan los síntomas como eccemas, dolor de cabeza, cansancio, edemas, estreñimiento, artrosis, colesterol alto,……e infinidad más.

Cuando la capacidad de eliminación se supera, además pueden surgir las enfermedades agudas en un intento por deshacerse de todo aquél toxico que perturba la óptima bioquímica. Entonces puede surgir la fiebre, las diarreas, la tos, el dolor…..el cuerpo está expresando que necesita con urgencia una limpieza.

Si no se atienden estos requerimientos, la situación se irá agravando, las toxinas se irán acumulando hasta desarrollar una enfermedad crónica. El cuerpo gritará!!!

 

Los microbios, los virus y las bacterias se consideran los causantes de la enfermedad; En realidad la mayoría forman parte de nuestra microbiota y permanecen inofensivos mientras la inmunidad natural siga intacta. Si el sistema inmune, directamente ligado al sistema linfático se ve debilitado por la intoxicación creciente, pueden multiplicarse sin freno y producir enfermedades graves.

Por tanto, hemos de asumir la responsabilidad de nuestra salud, pues un cuerpo sano puede sobrevivir a la presencia de microbios patógenos mientras que un cuerpo debilitado sucumbe a ella. 

Comprender que la intoxicación del cuerpo es la causa fundamental de todas las enfermedades permite definir el camino hacia la salud, que se obtendrá con la eliminación periódica de los venenos e ingiriendo sólo alimentos nutritivos vivos necesarios para el buen funcionamiento de los órganos, prescindiendo al máximo de alimentos muertos con calorías vacías.

Un alimento vivo es aquél capaz de general vida con sus semillas. Un alimento muerto y vacío es la harina refinada.

La primavera es la estación depurativa por excelencia. Nuestro organismo lleva a cabo una mayor detoxificación, y si se le ayuda a realizar su trabajo, nos lo agradecerá infinitamente en forma de salud.

Al comienzo de la primavera y el otoño son dos muy buenas épocas para deshacernos de lastres que dificultan las innumerables reacciones enzimáticas de nuestro cuerpo, que no se pueden llevar a cabo de forma óptima si los receptores de las células están ocupados con tóxicos.

Se recomienda como mínimo dos limpiezas al año, salvo caso de enfermedad o disturbio que será conveniente iniciar la limpieza en el corto plazo.

Para llevar a cabo una profunda limpieza y en varias fases contamos con diversos suplementos específicos para cada emuntorio.

Fitoterapia, minerales, oligoelementos, aminoácidos, prebióticos , probióticos y otros, así como una dieta hipotóxica y masaje en puntos neurolinfáticos participan de forma eficaz en la limpieza.

Reserva tu cita para un asesoramiento terapéutico personalizado, y seguimiento en las diversas fases de la limpieza. Vuestro cuerpo os lo agradecerá, sin duda !!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *